DESVARÍOS

CUATRO



Camino entre sombras y en tiempo que no es tiempo, en vida que no es vida, en silencio que grita, en aire que no respira…  Mis pensamientos han trazado el círculo de poder. La unidad de los cuatro elementos  me acompañan,  me protegen, me toleran, me aceptan en comunión. juntos somos un canal…

Tengo el espíritu del  fuego abrazador, que arde, que quema, que libera. Tengo el espíritu del agua cristalina de la lágrima que cae, de los ríos que fluyen y confluyen, de la lluvia que humedece los campos… Tengo el espíritu de la tierra bendita que nos acoge, que nos soporta, que nos entierra… Tengo el espíritu del viento que todo lo trae, que todo lo lleva… Somos uno en la soledad de la noche… sellamos juntos el pacto de poder y fuerza...

Convoco a los espíritus en la solemnidad del silencio harta de la carga, hastiada de asaltos que perturban, que no dejan, que no ayudan…  espíritus  de la noche, de la soledad, de la credulidad, del hastío, del todo y la nada...  Yo os convoco con el poder que me ha sido concedido para que acudan a mí con mis propios recuerdos... presta estoy, los espero, los atiendo, los enfrento…

Por ahí viene una niña que me mira, no ríe, no llora, solo mira, sola, muy sola, solo mira…deja sus muñecas y muy presta toma asiento... y me mira...

Por ahí viene una joven preocupada en recoger las ilusiones que caen de su canasta de tan vieja agujereada… con sus flores marchitas y amordazada continúa su camino sumida en sus recuerdos cantando sin voz… Ven, siéntate, te recibo, te atiendo… te entiendo... te comprendo...

Por ahí viene una mujer, sola, muy sola, aguerrida y combativa que solo mira, que ya no espera, que solo mira… quien con la fuerza de su voz habla y declara.... quien se acerca, mas recelosa y atenta no se sienta y solo mira...

Enfrento  los recuerdos con cuatro elementos, con cuatro mujeres, con cuatro lustros... 

Atiendo a mis fantasmas… niña, joven, mujer, se reconocen, se acercan y se abrazan tierna y lentamente bajo el mágico encanto de la luna consolándose, hermanándose, solidificándose, conformando el árbol de la vida... Que brillante follaje sus hojas nuevas...Cuántas hojas muertas veo bajo el ayer frondoso,  hoy madero, que alberga los nuevos nidos, las nuevas vidas... 

Madero siempre enraizado, enterrado,  enredado, se vuelve un roble viejo, roble con sangre sabia que embiste vientos y mareas siempre de pié con sus cuatro elementos, sus cuatro mujeres, sus cuatro lustros... Cierro el pacto... viento al viento... tiempo al tiempo... 
(Mae)



Twitter Facebook

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates