10 de julio de 2011

Hasta siempre Facundo...



"Yo sigo caminando por el mundo 
que a pesar de tanto homicida y tanto suicida sigue siendo un paraíso"


"No le temo a la muerte. 
Le temo a los pendejos.
Porque estamos rodeados de ellos" 

9 de Julio 2011... Día fatídico para latinoamérica, para el mundo entero... el cantante de la Paz murió cobardemente asesinado...

Cantaste a la vida, a la Paz y una mano negra trató de apagar tu luz… y digo trató porque una luz como la tuya jamás se apaga… Creen acaso que unas miserables balas podrán matarte? Detener tu camino?... Que ilusos, a ti no se te puede matar el alma. Eres demasiado grande! Tenías cita con Gandhi, con la Madre Teresa, con Eva Perón, con Krishnamurti, con tu madre que en su lucha de madre sola te hizo así… Gracias Facundo por tanta poesía, por tanta música rebelde, por decir las cosas sin tapujos, crudamente, con cojones, por enseñarnos con tu vida a perdonar pese a que conociste el infierno…creaste tus propios cielos... Como ser humano debo de aceptar, más no el comprender la mano insana, la mano asesina... el designio que se llevó el gorrión al cielo con los grandes. Gracias Facundo...llena el universo con tus cabralidades. Buen viaje, eterno rebelde sin (o con) causa...




Comprender a Facundo

Para comprenderlo, les recomiendo esta entrevista que le hizo César Hildebrandt..Cada vez que pude escuchar a Facundo Cabral, me llamaba la atención como menciona a su madre en interminables oportunidades, textos y canciones, la tuvo inmensamente presente en su vida. Acá en esta entrevista, encontré la razón. Vida dura, muy dura, durísima la vivida Facundo, conociste el infierno. Hiciste toda una oda a la mujer que crió sola. Y si, tienes toda la razón..."Es mucho más fácil sufrir que ser feliz"... "La felicidad no es para cualquiera, hay que ser valiente"...!!!


La vida de Facundo la describe muy bien José Vales en La Mula. Se sorprenderán quizá como yo, al leer que se encontraba luchando contra un cáncer al páncreas, su suerte estaba echada y, quizá, intuyendo que se adelantaría el viaje, el martes en el Expocenter de Guatemala se despidió diciendo: “Ya les dí las gracias a ustedes, ahora las daré en Quetzaltenango y después que sea lo que Dios quiera porque el sabe lo que hace…”


Facundo Cabral: maten al mensajero
“Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno, serían buenos, aunque sólo fuera por negocio”. Si al menos sus asesinos hubiesen escuchado esta frase de Facundo Cabral dicho en algunos de sus espectáculos, tal vez ayer, hubiesen comenzado una genial carrera por la pacificación de Guatemala. Pero no lo escucharon y Cabral, un trovador más que cantante, un juglar moderno más que el autor de varios temas célebres, fue asesinado ayer en la capital guatemalteca de dos disparos. La muerte más incomprensible para alguien que llevó un mensaje de paz por todo el mundo.


Dueño de un infancia pobre junto a seis hermanos y una madre a la que por amor y devoción transformó en el personaje central de muchos de sus espectáculos y sus historias, Facundo había nacido en Buenos Aires el 22 de mayo de 1937, pero su infancia transcurrió entre La Plata y Ushuaia, y entre la ciudad bonaerense de Tandil y el mundo el que recorrió con el desparpajo de un argentino tradicional y la austeridad de un monje tibetano.No leyó ni escribió hasta los 14 años, cuando comenzó aprenderlo todo. A escribir y a vivir lo bueno y lo malo de la vida. Lo aprendió en la calle y en un reformatorio para menores, donde recayó por su condición de niño violento. Entre otras cosas aprendió a tocar la guitarra y con ella partió a Mar Del Plata, donde comenzó a hacer presentaciones como aficionado, cantando poemas de Atahualpa Yupanqui y el folclorista José Larralde, bajo el nombre del “Indio Gasparino”En aquella década de los 60 en los que luchaba por hacerse un lugar en la música local, todavía estaban lejanas sus menciones a Dios y a su madre, sus referencias bíblicas pero ya abrevaba con fluidez en Walt Whitman y frecuentaba a Jorge Luis Borges para discutir sobre San Agustín, San Francisco de Asís o Diógenes entre otros filósofos, del que aprehendió cierto cinismo en su humor a la hora de componer sus relatos. Se lo podía definir como una anarquista sin militancia o “un ser descaradamente libre”, como se autodefinió no hace mucho.


A todos los cito en sus espectáculos y de todos se nutrió para difundirlos, de la misma forma que lo hacía con sus amigos taxistas o pordioseros que iba ganando en cada uno de sus viajes por el mundo.Fue recién en 1970, cuando al componer “No soy de aquí, no soy de allá”, que hiciera popular su amigo Alberto Cortez, trascendiera el estrellato y las fronteras de su argentina natal. Más de 700 versiones en 28 idiomas se grabaron de esa canción, paradójicamente, la última que cantó en su vida, el pasado jueves en Quetzaltenango.En 1975 amenazado por la banda ultraderechista Triple A, se exilió en México y desde México recorrió el mundo. El propio Cortez, sostiene que fue en esa etapa “donde quedó atrapado por la cuestión mística, el mensaje religioso”. 


Cuando en 1984 regresó al país con su espectáculo FerroCabral, lo esperaba una multitud y el éxito en ventas. Ya había perdido a su esposa y una hija en un accidente aéreo, y un tumor cerebral ya lo tenía a mal traer, contra el que lucho denodadamente, en los consultorios y en los escenarios, más en los escenarios que en los consultorios (“porque allí recibí al inyección de salud para seguir adelante”, sostienen sus amigos), y se dedicó a viajar y a vivir en cuartos de hotel. Y así justamente, lo encontró la muerte ayer, ligero de equipaje como su adorado Antonio Machado. Sólo lo puesto y un diminuto bolso con sus pertenencias. Lo demás estaba todo en su memoria y en su corazón juglaresco.Su música, su canto y su condición de juglar de la paz y la vida, no cuajó entre los intelectuales, que nunca lo reconocieron. Tal vez fue esa una de las pocas quejas que le escucharon sus amigos emitir de sus labios, ya que se consideraba el más afortunado de los seres humanos. “he recibido mucho del señor, desde la pobreza hasta la riqueza de recorrer el mundo”, decía.“Rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita” o “el hombre cuanto menos posee puede sentirse más libre”, repetía entre cientos y cientos de citas de un simpleza tan grande que podía encerrar la más profunda de las sabidurías y un humor inefable. De ahí los grandes silencios que se generaban a su alrededor tanto en cada uno de sus shows como en sus interlocutores en una charla de café.“Una vez le pregunté a mi madre: mamá quien es mi papá. `¡Qué se yo nene, había tanta gente!, me respondió”, bromeaba para que el auditorio quede envuelto en carcajadas.Seguidor de la Madre Teresa de Calcuta y de Eva Perón, por diferentes razones. Una le marcó el ejemplo, la otra le ayudó en su pobreza infantil. 

“Bienaventurado es el que no cambia de sueño de su vida por el pan de cada día”, solía repetir. Grabó memorables trabajos que se trasformaron en cientos de shows, como “Pateando tachos”, “Cabralgando” o junto a su amigo Cortez, “Lo Cortez no quita lo Cabral”, con el que se presentaron desde Bellas Artes de México hasta el Lincoln Center de New York o el Luna Park de Buenos Aires y en varias ciudades de Latinoamérica y Europa.Ayer, al conocerse su asesinato lo lloraron todos. Desde la gente de a pie hasta los presidentes como el colombiano; Juan Manuel Santos o el ecuatoriano, Rafael Correa. “Fue un gran amigo y un compañero genial. Se fue un buen tipo”, alcanzo a decir dolorido Cortez, mientras que otro de sus socios en el canto y en la vida, Jairo, lo recordó como “un ser entrañable, maravilloso, con buen sentido del humor e ingenioso con el que me tocó compartir momentos muy bellos"


El mandatario guatemalteco, Alvaro Colom, lamentó el hecho y se comunicó con su par argentina, Cristina Kirchner, quien no se expidió al respecto.Una muerte siempre resulta incomprensible, más la de un personaje como Facundo que por portar su mensaje de paz había sido designado embajador de la Unesco en 2008. Tal vez el mismo, quien desde hace años venía siendo desafiado por otro cáncer de páncreas, haya ayudado días antes de su asesinato a comprender su propia muerte cuando al terminar su actuación el martes último en el Exponcenter de Guatemala, se despidió diciendo: “ya les dí las gracias a ustedes, ahora las daré en Quetzaltenango y después que sea lo que Dios quiera porque el sabe lo que hace…” (José Vales Vía: La Mula)



Facundo y Krishnamurti





“No creo haber estado con más tranquilidad y con más alegría de vida que ahora a los 51 años y eso se lo debo no solamente al budismo, al hinduismo, al cristianismo, sino a un hombre que hizo un resumen de todos ellos -que fue Krishnamurti- y que no dejó que se olvide que el profeta está adentro de uno, que cuando uno busca afuera nada va a encontrar”
(Facundo Cabral en Diálogo con Rubén Feldman - Ver enlace) 

Enlace

Diálogo entre Facundo Cabral y Rubén Feldman



Frases

  • Soy violentamente pacifista
  • Cuando un pueblo trabaja dios lo respeta. Pero cuando un pueblo canta, Dios lo ama.
  • Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene limites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos.
  • Ama hasta convertirte en lo amado, es más, hasta convertirte en el amor.
  • De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido.
  • Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.
  • Vive de instante en instante, porque eso es la vida.
  • No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la tierra.
  • En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad.
  • Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.
  • Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo.
  • Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante.
  • ¡Pero no digas no puedo ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes!
  • Perdona a todos y perdónate a ti mismo, no hay liberación más grande que el perdón; no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.
  • Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella.
  • El bien y el mal viven dentro tuyo, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano.
  • No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya son ganancia. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida.
  • Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente.
  • No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que puebla. Distraído de la vida que te rodea: delfines, bosques, mares, montañas, ríos.
  • De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones.
  • Decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad es una adquisición.
  • Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera.
  • Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas.
  • Quizá el mayor desafío del ser humano en los albores del tercer milenio sea constatar que no estamos solos, que compartimos universo. Nos encontramos en la más preciosa aventura jamás vivida: la suerte inmensa de reunirnos, festejar, reír y materializar, desde nuestra individualidad, un universo de colaboración entre sus seres, quienes, gobernados desde nuestro universo interior, vivimos el sueño de ser amor universal.
  • Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿por qué te preocupas tanto?
  • No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, por que para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.
  • Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida.
  • Como los budistas, sé que la palabra no es el hecho. Si digo manzana no es la maravilla innombrable que enamora el verano, si digo árbol apenas me acerco a lo que saben las aves, el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Un grande se nos fue, pero quedo sus enseñanzas !! MAESTRO DE MAESTROS... Atte. Miller Jesus

Publicar un comentario

Twitter Facebook

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates